La ley hace el delito

Resumen / abstract: 

El derecho tiene por objeto regular el comportamiento social de las personas que conviven en una determinada sociedad, y, como tal instrumento, expresa las preferencias ideológicas de los sectores dominantes de dicha sociedad. Desde sus elementos constitutivos   -normas, instituciones y prácticas- el derecho establece un orden que aparece como permanente para muchas generaciones, que se entiende como “dado”; de ahí que pocas veces sea cuestionado. Sin embargo, cada Estado define su opción de convivencia sobre la base de preceptos filosóficos y políticos determinados, y en ese sentido, realiza una opción de orden. El derecho es, así, una construcción cultural situada espacial y temporalmente. Por lo tanto, obedece a los códigos valóricos imperantes. Es a partir de  ello que el derecho clasifica y define lo bueno y lo malo, determinando también los castigos o penas para quienes se alejan de lo adecuado. Son, precisamente, estos mismos elementos constitutivos del derecho los que, si se estudian y analizan en profundidad, permiten reparar los momentos históricos en los cuales ese poder dominante ha debido ceder frente a las demandas de amplios sectores que no comparten cuotas de poder, pero que deben vivir de acuerdo con esas normas, instituciones y prácticas.

Autor del artículo: